Después de un parón bastante largo en las publicaciones de la web (debido a problemas externos a ella, accidente de moto, problemas laborales, etc) volvemos a la carga con un post sobre el paseo marítimo de Redondela, un lugar ideal por el que pasear, hacer deporte o simplemente relajarse mirando al mar y la preciosa puesta de sol que se puede ver desde el.
Para quien no conozca esta villa deciros que se trata de una ciudad de unos 30.000 habitantes cruzada por los rios Alvedosa y Pexegueiro, los cuales desembocan directamente en el mar. El paseo que hoy os recomiendo es precisamente el que va siempre pegado al rio hasta practicamente su desembocadura. La forma más fácil de llegar al comienzo de la senda es aparcar cerca del Ayuntamiento (hay varios aparcamientos gratuitos bastante grandes) y buscar el rio, que pasa por detrás de dicho ayuntamiento.
Solo hay que seguirlo en dirección al Mar, recorriendo la alameda, hasta llegar a un puente de madera que cruza el rio. Este será el comienzo de la senda. Para quién ya conozca un poco mejor Redondela deciros que es donde hacen las fiestas de la ciudad o la feria. Practicamente toda la senda es de madera, aunque si se quiere se puede ir por la carretera también. Hay numerosos carteles informativos por varios puntos de la senda en los que se explican las especies que podemos encontrar en ella, su origen o la morfología de la zona.
Deciros también que está bastante bien iluminada por lo que si queréis también se puede hacer de noche, aunque a mi personalmente la hora que mas me gusta es la del anochecer ya que el juego de luces de la puesta de sol con el reflejo del agua es bastante bonito. La senda solo tiene un único sentido, por lo que una vez lleguemos al final deberemos volver por el mismo sitio. La distancia a recorrer incluyendo la vuelta es de alrededor de dos kilometros y su dificultad es baja, siempre casi todo el camino practicamente llano, excepto la zona en la que el rio gira para ya desembocar en el mar.
Para los más golosos y perezosos deciros que justo al final de la senda hay una tapería en la que se come muy bien y en la que podremos tomar unas tapas tranquilamente mirando al mar o cenar abundamente.

Por supuesto, como todos los lugares que recomiendo, de comida tradicional. El nombre de esta tapería es O Timón, y en los próximos posts os haré un reportaje completo sobre el. También encontramos los restos de una fábrica antigua en una finca privada pero no se permite la entrada.
Si os apetece desconectar un poco y queréis pasear un poco pero sin necesidad de separarse mucho de la ciudad ni del coche este es el sitio ideal. Os dejo de momento marcado en el mapa el inicio de la senda, aunque cuento con ir en breve con la bici para marcar todo el recorrido con el gps... si alguién se quiere unir ya sabe ;)

Ver Turismo Enxebre en un mapa más grande


Enlaces a esta entrada