Hoy os quiero enseñar un lugar situado en la provincia de León, pero muy cerca de Galicia. Se trata de Las Medulas y están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997. Como os decía están situadas en la Comunidad Autónoma  de León, muy cerca de Ponferrada, por lo que lo más practico suele ser coger la autovía hasta allí y después coger la nacional que nos lleva a las Medulas. Esta todo bastante bien señalizado así que no deberíais tener problema, aunque de todas formas adjunto un mapa de situación al final.





Una vez llegamos al parque veremos que hay dos entradas, una en la zona de abajo en la que podremos caminar por bosques de castaños milenarios y otras especies hasta llegar a un par de cuevas, o por la zona de arriba en la que hay un pequeño parking para dejar nuestro coche. Desde allí tendremos unas impresionantes vistas de todo el parque, además de poder entrar en una cueva excavada por el agua.




Para quien no conozca su historia deciros que las Medulas fueron una explotación de oro a cielo abierto realizada por los romanos en la época del emperador Octavio Augusto, quién dirigió personalmente la mayor parte de lor trabajos (entre los años 26 y 19 antes de cristo) hasta el siglo III. Según escritos firmados por Plinio el Viejo (administrador de las minas), se cree que se llegaban a extraer hasta 20.000 libras de oro al año. Para ello se cree que movieron mas de 500 millones de metros cúbicos de tierra. Para ello, Plinio hablaba de 60.000 obreros, esto contando también los vigilantes, suministradores, etc.





La razón por la que se escogió este lugar para la extracción de oro es porque eran tierras de aluvión con pepitas de oro, había gran cantidad de agua cerca y tenían una pendiente suficiente para utilizar el agua como fuerza hidráulica. El sistema utilizado para extraer las pepitas se llamaba Ruina Montium, consistente en la captación del agua existente por medio de canales, almacenándola en depósitos para utilizarla en el momento oportuno. El sistema hidráulico de las Médulas es el más espectacular de los conocidos, por la cantidad de agua utilizada y la longitud y el gran número de ramificaciones de sus canales. Actualmente se conoce todo este trazado, visitable en parte con la compañía de un guía. Para que os hagáis una idea, se calcula que uniendo todos los canales tendrían una longitud de mas de 300 km. Tienen una pendiente de entre el 0,6 % y el 1%,  y el ancho es de 1,28 metros, con una profundidad de 90 centimetros. Posteriormente, el agua de los canales llegaba a unos depósitos construidos mediante el allanamiento y excavado del terreno. La tierra extraída se amontonaba alrededor, formando taludes. Estos depósitos disponían de compuertas para distribuir el agua.


Todo esto dio como resultado el surgimiento de un entorno espectacular caracterizado por las caprichosas formas del terreno, formado por arenas rojizas perfectamente integradas con la vegetación, siempre rodeados por castaños de gran envergadura, robles, encinas, etc. Respecto a la fauna podemos encontrar jabalís, corzos o incluso gatos monteses.









Si queremos ver las grandes cuevas por las que salía el agua y en donde recogían el oro deberemos entrar por la entrada de abajo. Hay dos de gran tamaño y alguna más pequeña. Ambas tienen una parte que se puede visitar pero el resto está cerrado al público. Estas que os digo son la Cuevona y la Cueva encantada, con mas de 15 metros de altura en su entrada. 










Ya en la zona del mirador hay otra cueva que se puede recorrer practicamente entera, aunque alguno de los ramales que salen de ella están cerrados al público. Para entrar en esta hay una caseta de madera en el lateral de la montaña, en la que previo pago de entrada (1,5 €), nos darán un casco y una linterna. Yo calculo que deben tener cerca de 100 metros de largo, de ahí que nos den linterna, ya que al pasar de los 20 o 30 metros no se ve absolutamente nada. Este túnel acaba en un mirador impresionante, desde el que podemos ver todo el valle o si miramos hacia arriba, el mirador en el que estuvimos antes.











Si queréis comer por la zona hay varios restaurantes en la entrada de abajo en los que se come de maravilla.


Una última recomendación, la mejor época para visitarlas es en Otoño o Primavera. La principal razón es por los colores de su vegetación, pero también influye mucho el tiempo, ya que con calor es un suplicio subir sus cuestas, y con lluvia y frio acabaremos de barro hasta las rodillas. Ah!! y si vais con tiempo no os olvidéis de visitar el castillo de Cornatel, que está muy cerca y merece muchísimo la pena, y el lago de Carucedo.





Os dejo aquí un video de Youtube para que os hagáis una idea mas real del sitio


Y adjunto también el mapa de situación.

Ver Turismo Enxebre nun mapa máis grande


This entry was posted on 9:59:00 p. m. and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Nos gustaria iniciar una cooperación con su blog. Email de contacto: maria.fernandez-porcel@unister-gmbh.de

    Muchas gracias y estoy a la espera

  1. ... on 17 de septiembre de 2012, 15:07