Esta es una de las leyendas trágicas de las Tierras Altas.....
Dicen los antiguos relatos de las Tierras Altas Gallegas que existió un conde sanguinario que utilizaba uno de esos llamados "perros de la guerra "o "perros de muerte" que tanto gustaban de utilizar los antiguos españoles para atemorizar a sus vasallos (sobre todo en el Nuevo Mundo), el perro en cuestión era conocido como "Demo" (demonio). Fuente foto: http://www.fonditos.com/

En cierta ocasión en que los vecinos de uno de los pueblos de la zona, se negaron a pagar más impuestos de los ya desorbitados, mandó azuzar al perro. La gente se refugió en sus casas. El conde mandó tirar la puerta de una de ellas y metieron al perro que mató todo aquello vivo que había en la casa, incluso los niños y los animales. Eso causó tanto pavor que cedieron a los deseos del conde.
Entre los muertos estaba la prometida de un joven del lugar. Con el alma destrozada, reunió a los perros del pueblo que se usaban para defender a las ovejas de los lobos y los entrenó para matar y defenderse de Demo. Vana ilusión, Demo acabó con ellos enseguida y encima las gentes del pueblo se enfadaron con el joven porque ahora sus rebaños estaban desprotegidos.

Llegó la historia a oídos del conde y mandó prender al joven que escapó por Verín hasta Portugal, donde se dice que incluso luchó contra los moros. Durante este tiempo aprendió de un judio como manejar a los "perros de la guerra". Regresó a las Tierras Altas en secreto, sólo lo sabía su madre que fue la que le proporcionó una enorme perra en celo y con ella en la oscuridad de la noche se dirigió al castillo del conde. Cuando Demo la olfateó, se puso como loco y el criado que lo cuidaba lo dejó salir para ver que pasaba. Demo se fue a por la perra y mientras estaba entretenido con ella, el joven mató al esbirro del conde. El joven se habia untado con un aceite que le había dado el judío para enmascarar su olor, se puso la ropa del criado y antes de que Demo se soltara de la perra lo ató de nuevo y se dirigió a la cuadra donde le puso la armadura de hierro que se les pone a los perros de la guerra, entró por el puesto de guardia y se dirigió a los aposentos del conde.
Azuzó al perro y lo soltó en las habitaciones de la familia. Todos murieron, incluso uno de los hijos se tiró por la ventana para no ser atacado por el perro, entretanto el mozo prendía fuego a la torre. Entraron los soldados y se las tuvieron que ver con Demo, momento que aprovecho el joven para escapar, les costó matarlo y hubo muchas bajas. Desde la montaña cercana y a la luz del incendio se oían gritos del joven que proclamaba su victoria a los cuatro vientos.



Enlaces a esta entrada