Hoy os quiero hablar sobre una tapería a la que suelo ir a menudo, de hecho, aún fui el viernes, el día antes de marchar a Coruña de excursión. Se trata de la tapería A Tasca y está muy cerca de la playa de Cesantes, entre Redondela y Arcade (Pontevedra). Normalmente es más conocido como el furancho de Cesantes auque cualquiera de la zona si le decís cualquiera de los dos nombres sabrá a cual os referís. En cuanto a la situación deciros que está un poco perdida ya que no queda en ningún núcleo urbano ni nada parecido, sino que está en medio de un grupo de casas que rodean la via del tren. Además para entrar hay que ir un trozito por un camino de tierra que viene de la carretera principal lo que lo hace un poco mas difícil de localizar. Aun así, si vais una vez no os será difícil volver ya que tiene justo al lado una carretera que pasa por encima de la via del tren, algo peculiar, ya que es el único puente de este estilo en varios kilómetros. A primera vista parece una casa tradicional, con su pequeño jardín con algún que otro apero de labranza e incluso una gran jaula con pajaritos. Una vez entramos descubrimos que prácticamente toda la casa es una tapería, con varios salones convertidos en restaurante, con mesas de madera la gran mayoría e incluso una barra de bar en el medio. Hablando de esta barra... aquí es donde deberéis ir para reservar mesa, ya que habrá momentos (sobre todo fines de semana) en los que el local esté tan lleno que habrá que hacer cola, y en la barra es donde anotan a quien le toca de siguiente.
El local dispone de varios salones, si no recuerdo mal creo que eran cuatro, con mesas desde 2 personas a varios comensales, por lo es recomendable tanto para parejitas como para cenas de amigos o fiestas. Aun así suele estar lleno como os decía antes, así que si queréis ir a propósito por algo os recomiendo que reservéis antes o vayáis con tiempo. Respecto a la comida la verdad es que tiene bastante variedad pero sobre todo abundan los productos gallegos y del estilo de los furanchos, es decir, “chourizos o inferno”, calamares, pimentos de padrón, todo tipo de tortillas, chipirones, pulpo y todo lo típico de nuestra tierra. La comida suele estar muy rica, las raciones son abundantes (de hecho, pedimos una ración de tortilla y nos trajeron una entera y no veáis lo que costo acabarla, porque habíamos pedido dos o tres platos mas). Respecto al precio no esta nada mal, de ahí su éxito. Por poneros un ejemplo el viernes comimos 4 personas por alrededor de 26 € (una tortilla, calamares, tabla de embutidos y quesos, revuelto de setas con jamón, bebida, postre y café).
El café suele ser de pota, lo que le da un toque aún mas enxebre.
La ambientación del local también es bastante tradicional, pudiendo encontrar aperos de labranza colgados de la pared, meigas y todo tipo de cosas relacionadas con Galicia. Una cosa curiosa es que algunos de los colgadores son antiguos cucharones de madera adaptados para poder colgar nuestros abrigos en ellos. Aunque la mayoría de paredes son lisas si nos podremos encontrar con alguna pared de piedra a la antigua usanza, sobre todo en la parte antigua del local, ya que una pequeña parte fue ampliada hace no muchos años. Es un local bastante acogedor, cómodo y de fácil acceso así que os lo recomiendo totalmente, además os queda cerca de la playa en el verano, y en el invierno lejos del caos de las ciudades.
Si queréis aprovechar el día para hacer alguna cosa mas podéis aprovechar para visitar la isla de San Simón, el castillo de Soutomaior, el zoo de Vigo o la ciudad y sus alrededores o incluso tomar un café o cervecilla en el Sapiens, un local que desde luego no os dejará indiferentes, todo ellos bastante cerca de esta taperia.



Ver Turismo Enxebre en un mapa más grande


Enlaces a esta entrada