Hoy os quiero hablar sobre una feria medieval que se celebró este fin de semana en Pontevedra. Se que llego tarde y debería haber avisado antes para que pudierais ir, pero la verdad es que anduve liado y justo el único día que podía me llamaron para ir a cenar a los molinos de Redondela, y la tentación me pudo. De todas formas os dejo aquí un documental gráfico para que sepáis de que va esta fiesta y para que los interesados puedan ir para el año que viene.
Esta fiesta se realiza siempre el primer fin de semana de Septiembre y ocupa toda la superficie de la ciudad de Pontevedra. Es la llamada Feira Franca.
Como en toda feria medieval que se precie podremos encontrar por la calle mil y un puestos de comida, artesanía e incluso reconstrucciones de lo que eran las herrerías antiguamente. Una cosa muy importante de esta fiesta también es que la gran mayoría de la gente va disfrazada, por lo que el ambiente es mucho más festivo y te mete más en la época que otras fiestas.
Además organizan mil y un actos y exhibiciones para ambientar esta época, pudiéndonos encontrar por la calle exhibiciones y prácticas de tiro con arco, cetrería, malabares, bailes, etc.
Uno de los platos fuertes de esta fería es el torneo medieval que se realiza en la plaza de toros. Normalmente se realizan dos pases para que todo el mundo los pueda ver sin prisas ni con agobio de gente. Estos pases suelen ser a las 17:30 y 20:00 y la entrada por supuesto es totalmente gratuita. Este torneo está realizado por especialistas y gracias al lugar donde se realiza podremos disfrutarlo sentados tranquilamente en las gradas sin que nadie nos moleste. Además cada grada estará pintada de un color que representa a cada caballero que tendremos que animar por lo que la fiesta está asegurada, con cada parte de la plaza animando a un caballero distinto. Aunque sea puro teatro lo hacen muy muy bien y algunas batallas y exhibiciones parecen reales. Los trajes son totalmente reales, llevando espadas, yelmos y armaduras todas de metal. Los caballos al igual que los caballeros van vestidos al estilo de la época.
Entre las pruebas que realizan los caballeros se encuentran el tiro de una lanza a una diana montados a caballo, la recogida de anillas pasando por una puerta de fuego, darle a un muñeco con la lanza mientras van montados a caballo y por último el combate final en el que se enfrenta cada uno de los caballeros hasta que solo quede uno. La exhibición dura alrededor de 2 horas, y esto sin parar ni un solo momento para que el público no se aburra.
Os dejo aqui una buena colección de fotos de como son estos juegos, perdon por la calidad de las fotos, pero como comprenderéis las saque desde una de las gradas mas altas y la camara no da para mucho ;).
Ya fuera además de todo lo que ya os he contado podréis ver también pasacalles o incluso representaciones de dragones echando fuego, gnomos o otros seres mitológicos como los que os muestro en las fotos a continuación.
Otra cosa que llama la atención es que la mayoria de la ciudad come en la calle en unas mesas que montan ellos de forma privada. Siempre muy acordes con la temática y algunos dignos de película. Incluso el menú es típico de la época. También es muy común encontrarse trobadores o grupos de gaitas por las calles amenizando el ambiente y metiendo a todo el mundo más aun en la época que se representa.
Otra peculiaridad para meter más a la gente en el ambiente es que podremos encontrar todo tipo de animales por la calle, como cerdos, vacas, gallinas o incluso una especie de pony-taxi para llevar de paseo a los niños.
Os recomiendo que para el año vayáis y no os las perdáis ya que por lo que tengo visto no son muy conocidas y sin embargo ofrecen mucho más que otras con mucho más reconocimiento.
Visto lo que me costo a mi encontrar el programa, que no veais lo escondido que estaba... os lo dejo aqui en formato pdf para que veais lo que fue y todo lo que ofrece esta maravillosa fiesta.
Y por último os dejo aqui un video que creo que resume perfectamente el espiritu de esta fiesta(realizado por CaixanovaTV), que una imagén siempre vale más que mil palabras.





Enlaces a esta entrada