Hoy os quiero enseñar un lugar peculiar, pero no peculiar por su estética, o su estilo, sino por unos platos especiales fuera de lo normal. Se llama A Adega dos Avós y está situado en el centro de la ciudad de Pontevedra, concretamente en la calle General Gutierrez Mellado número 6, muy cerca de los Jardines de Vicenti y del ayuntamiento. Está situado en una calle peatonal por lo que no podréis llegar a el directamente en coche, aunque no creo que tengáis problemas para aparcar por la zona. A simple viste parece un restaurante normal y corriente, con algunos toques rústicos y con una gran terraza que habilitan en cuanto llega el buen tiempo. Dispone de dos plantas, la primera más actual, y la planta baja más rústica y acogedora. Aunque suele tener bastante gente no suele haber problema para encontrar sitio en el, aunque si queréis reservar algún plato en concreto o sois un grupo un poco grande os recomiendo que les deis un toque por teléfono antes en el siguiente número 986.84.15.61. 


Respecto a la comida deciros que es bastante variada. Podemos probar las tapas típicas como son la tortilla, zorza o pulpo a tomarnos platos más elaborados como son un solomillo de cerdo ibérico, cordero o una lubina a la plancha. Además de estos platos típicos tienen los platos estrellas y por los cuales os lo recomiendo, ya que es lo que lo hacen completamente diferente a cualquier otra tapería o restaurante. Estos platos son tan especiales porque están realizados con carnes exóticas como el cocodrilo, el canguro o la avestruz.


Los platos especiales no son extremadamente grandes pero tampoco son pequeños, por lo que apenas notareis diferencia con cualquier otra carne normal. Respecto al precio deciros que está dentro de lo normal e incluso tirando a barato para la comida tradicional. Si queréis probar las carnes especiales que sepáis que se puede pedir un variado con todas ellas por el precio de 39.80 €, suficiente para probar varias personas sin quedarse con hambre. El día que fuimos nosotros les faltaba la de avestruz y no pudimos pedir este variado, por lo que pedimos una ración normal de cocodrilo y otra de canguro, además de pulpo, calamares, pimientos de padrón y ensalada (la tortilla que veis en la foto es una ración, no es una tortilla normal). Eramos siete y fue más que suficiente.



El precio incluyendo, postre, cafés y chupitos no superó los 20 €. Eso si, no os recomiendo comer pimientos si queréis probar las carnes, o por lo menos, no pedirlos en la época del año en la que pican (finales del verano)... a mi me tocaron varios muuuuuy picantes y acabe llorando y sin saber muy bien a que sabían las carnes. Ah!!! y el que os diga que el cocodrilo sabe a pollo... no se donde tiene el gusto, pero a mi desde luego a pollo no me sabía, ni siquiera parecido, de hecho nunca probé nada parecido.


Respecto a los postres son casi todos caseros y muy ricos. Además las raciones son bastante grandes.
En lo referente al trato de los camareros y personal de barra deciros que es muy bueno, a nosotros nos atendieron muy rápido y perfectamente, además de recomendarnos varios postres y platos.



Si buscáis un lugar diferente y queréis probar algo nuevo os recomiendo totalmente este local. Por si alguien no conoce la zona os dejo el mapa de situación. Espero que os guste!


Ver Turismo Enxebre nun mapa máis grande


Enlaces a esta entrada
Hay una cosa que cada año va ganando adeptos en Galicia, y esa cosa es el turismo rural. Pero... ¿porque en Galicia cada año se lleva más y más?. Hay varias razones pero una de las más importantes es nuestra naturaleza, la gran oferta de lugares a visitar a pesar del pequeño tamaño de nuestra comunidad y la preparación y calidad de sus alojamientos y servicios. Nuestra tierra tiene grandes ciudades como son Vigo o Coruña, pero también está plagada de pequeños pueblos o villas más pequeñas en las que dar un paseo por sus empedradas calles o tomar un café en sus numerosas terrazas se convierte en una delicia para nuestros sentidos.



Por si fuera poco estos pueblos y villas están rodeados por verdaderos paraísos naturales, muchos de ellos protegidos, llenos de cascadas, bosques impresionantes o montañas que le quitarían el aliento hasta al atleta más experimentado. Por si esto os parece poco también tenemos mil y una playas con la más alta categoría (bandera azul), de hecho somos la comunidad autónoma con más galardones de este tipo de España. Pero ¿que sería de todo esto sin la posibilidad de poder disfrutarlo de todas las  formas posibles y sin poder descansar en un lugar de ensueño después de una buena caminata?.





Para ello tenemos varias empresas esparcidas por todo nuestro territorio que se dedican a darnos varios servicios relacionados con este tipo de turismo, eso si, siempre respetando el entorno y procurando que se mantenga todo igual de bonito que cuando lo encontramos. Es muy fácil encontrar empresas que nos alquilen canoas en las que bajar nuestros ríos, bicicletas con las que recorrer nuestras sendas, o simplemente guias que nos hagan disfrutar de los paisajes ocultos a la vista de cualquier turista normal.




Para el alojamiento también tenemos varias empresas, aunque yo la verdad para el turismo enxebre como le llamo yo, utilizo normalmente una, ya que está especializada en las casas rurales, en las que el trato más personal y el cuidado que ponen en todos los detalles hacen que sea mi perdición. Es rara la casa a la que vaya y no acabe con un amigo nuevo o una nueva experiencia (por supuesto buena en la gran mayoría). Esta web que os digo se llama http://www.clubrural.com/ y aunque no es tan conocida como otras más importantes, si que es verdad que en este tipo de turismo da los mejores resultados. Una de las cosas que me gusta es que deja buscar habitaciones sueltas o el alquiler de la casa completa, con lo que me facilita bastante la tarea. Además los precios suelen ser bastante asequibles, cosa que en estos tiempos se agradece y mucho.



Ya como último consejo quería dejaros un razonamiento mio de porque escoger una casa rural antes que un hotel. Lo primero es que el trato siempre es mucho más personal, llegando muchas veces a tratarte como un amigo. Lo segundo es que suele haber mucha menos gente en ellos por lo que la tranquilidad es total. Y lo tercero y último es que el precio muchas veces suele ser equiparable al de un hotel, y la mayoría de veces no tiene nada que ver ese cariño que ponen en todos los detalles, esa historia que tienen sus paredes y esa belleza del rural con la fría e insulsa decoración de un hotel.
¿¿De verdad que no preferís el turismo enxebre antes que el tradicional?? ;)



Enlaces a esta entrada