Continuamos con el viaje a Egipto. La última vez que me leísteis estábamos en la ciudad de Asuán, concretamente en el pueblo nubio y por último el templo de Philae. Este fue el último día en la ciudad ya que al día siguiente por la tarde nos montamos en el bus con dirección Hurgada, en donde pasaríamos los dos días siguientes.

El trayecto es muy largo ya que prácticamente cruzamos medio país por lo que hacemos escala en Luxor en donde paramos una horilla para dar un paseo y tomar algo en las calles de la ciudad. Aunque el viaje se hace largo y duro ya que son muchas horas de autobús también tiene su encanto, ya que al viajar al nivel de la tierra puedes ir viendo los impresionantes paisajes que tiene este país, además de poder ver como viven realmente sus gentes, ya que es muy distinta la vida en las grandes ciudades en las que todo gira alrededor del turismo a la vida en los pequeños pueblos y aldeas perdidas por este camino, en el que la gente sobrevive con lo mínimo a base de ingenio y sobre todo aguante. Este día tuvimos toda la mañana de descanso, y la verdad es que aprovechamos precisamente para eso, descansar, ya que el día anterior como os había contado nos habíamos levantado a las 2 de la mañana y hasta cerca de la 1 de la mañana no nos volvimos a acostar. El viaje comenzó sobre las 16:00 y llegamos a Hurgada cerca de las 24:00 de la noche. Si hay que decir que hicimos tres paradas por el camino para tomar algo y descansar, por lo que el camino no se hizo tan pesado. Para que os hagáis una idea, el trayecto creo que ronda los 600 km. Por el camino vimos bastantes cosas interesantes que no podríamos ver de otra forma que no fuera esta, como las casas totalmente hechas con barro y sin tejado, el impresionante contraste entre las orillas del Nilo y el resto del país, los inmensos desiertos que cruzan el país de punta a punta, los camellos salvajes, la gente comiendo alrededor de una hoguera, mil y un detalles curiosos que no podríamos descubrir de otra forma, por lo que si queréis conocer la vida real en el país os lo recomiendo. Aunque es largo y cansado merece la pena.

Una vez llegamos a Hurgada (que por cierto para los que no conozcáis la ciudad es uno de los principales destinos de buceo del mundo, le llaman la séptima maravilla del mundo submarino) nos empezaron a repartir por nuestros correspondientes hoteles. A nosotros nos tocó el Sonesta Pharao Beach Resort (http://www.sonesta.com/hurghada/), un hotel de 5 estrellas Lujo impresionante. La recepción era una pirámide de cristal gigante y justo después estaba el restaurante con el mayor buffet que vi nunca, y lo mejor es que todo estaba buenísimo. Ya cruzando las puerta hacia la zona de atrás descubríamos un resort acojonante. Alrededor de 700 metros hasta el agua del mar todo lleno de Bungalows, piscinas, restaurantes, cafeterías, tiendas... Impresionante!! Y lo mejor es que la playa era privada y aun así tenía un embarcadero y una zona de corales en los que podíamos ver mil y un peces de colores y de todo tipo. Por poneros un ejemplo, justo debajo del muelle fue donde vi por primera vez en mi vida un pez globo. Además el agua rondaba los 28º así que imaginaos que gustazo bucear allí, podíamos pasar horas y horas y ni nos enterábamos.

El dia del viaje llegamos bastante tarde por lo que no pudimos hacer gran cosa. Eso si, nos estaba esperando en la puerta Mojah, el mejor guía que tuve nunca con mucha diferencia (con el que por cierto sigo manteniendo relación, de hecho aún chatee ayer con el, si alguien va a Egipto os paso el mail y que os guíe el, hará de vuestras vacaciones algo inolvidable). Un chico de unos 23 años, superalegre, siempre dispuesto a cualquier cosa y lo mejor es que controlaba de todo. Hasta nos proponía hacer cosas como si fuésemos un amigo mas. Por ejemplo, nos invitó uno de los días a dar una vuelta por la ciudad por la noche y nos invitó incluso a tomar algo en un sitio que ponían zumos naturales. Esto gratis, que no iba incluido en el programa, ni tenia el porque trabajar de noche, ni se lo pedimos nosotros, ni nada. Simplemente le gustaría enseñarnos también la vida nocturna de su ciudad y nos invitó el a todo, no tuvimos que hacer nada nosotros. Nos acompañó todos los días que estuvimos en Hurgada, incluso a las excursiones que hacíamos fuera del programa. Lo mejor es que lo pasaba tan bien o mejor que nosotros en ellas, lo que te animaba mogollón y hacía que cualquier cosa fuese divertida, haciendo del viaje una experiencia inolvidable.
El primer día que estábamos allí no teníamos nada programado, y como nosotros no somos de estar tirados en la playa le preguntamos si podíamos hacer algo que el nos recomendará. Nos comentó una excursión que os explico ahora en que consiste, que para nosotros fue de lo mejor de este viaje, los pasamos genial y estuvimos todo el día haciendo cosas sin parar ni un solo momento, que a fin de cuentas es lo que buscábamos.
La “excursión” comenzaba al mediodía así que teníamos la mañana libre. Decidimos aprovechar y coger un taxi y visitar un acuario que había muy cerca, en un pueblo llamado El Ghouna, y que además era zona de playas y barreras de coral. Sinceramente nos es nada del otro mundo (comparado con Hurgada por supuesto), en especial el acuario, era tirando de cutre a muy cutre. Ves mas variedad de peces buceando en cualquiera de sus playas que en este acuario, y encima nos quiso timar el taxista, así que si podéis evitar esto hacedlo ;)

Ya al mediodía comenzamos la “excursión”. Consistía en coger unos quads y dar una vuelta con ellos por el desierto. A mi que me encanta todo lo que tenga motor me alucinó. Aquello parecía el Paris Dakart jeje.

Eso sí, después de esto entendimos el porqué del burca. Teníamos que ir totalmente tapados por que sino nos entraba arena por todos lados, además de los quemados que podíamos salir después de estar a pleno sol en medio del desierto. Por poneros un ejemplo, cuando quitamos todo lo que llevábamos tapándonos la cara se nos notaba un cerco marrón de las rendijas por las que podía entrar algo de polvo. Menos mal que íbamos bien protegidos.

Después de una hora aproximadamente, nos montaron en unos todoterrenos y nos llevaron hacia un poblado nómada del desierto.

Por el camino paramos a ver los famosos espejismos, y a bajar una duna enorme corriendo, que por cierto, esta muy bien, parece como si bajaras una montaña rusa pero corriendo tu jeje.


Después llegamos al poblado y nos estuvieron enseñando un poco todo... como vivían, de que se alimentaban, como cocinaban, como conseguían el agua y demás cosas curiosas. Estaba bastanta orientado al turismo pero si investigabamos un poco si podiamos ver las casas reales en donde vivian. El pozo del agua solo era para regar las plantas y lavar las cosas, ya que no era potable. Aun asi era de considerable tamaño y muy profundo, ya que encontrar agua alli es casi tarea imposible. También nos llevaron a dar un paseillo en camello y nos enseñaron un reptilario donde había cobras, lagartos y todo tipo de bichos.
En el reptilario había de todo para lo pequeño que era e incluso llegado un momento sacaron algún que otro especimen para poderlo ver mas de cerca. Como veis en las fotos a mi me colgaron del cuello un par de serpientes y un camaleón que pude ver y tocar. Mas de cerca imposible! Después por fuera también tenían avestruces, cocodrilos, tortugas, coyotes, águilas, un poco de todo... aquello era como un mini zoo.
Ya acercándonos a la noche nos sentamos todos alrededor de una especie de escenario y nos dieron de cenar además de las ya normales cachimbas (de postre jeje) y... empezó la actuación. Primero un fakir que hizo un espectáculo impresionante. Si lo veías creías que eran los cristales y clavos de mentira porque costaba creer que pudiera hacer todo eso, pero después saco a varios voluntarios (entre ellos mi novia) y pudimos comprobar que si que eran de verdad.
Después también se hizo el baile de la peonza con un chico que bailaba de maravilla y por último una chica haciendo la danza del vientre, la cual saco también un montón de voluntarias/os (de esto solo tengo video, que haber si lo consigo transformar de formato y os lo cuelgo por aqui).
Luego volvimos al hotel después de ver la luna y Marte por un telescopio. Dimos unas vueltecillas por allí y nos tomamos unas copillas en la discoteca del hotel con un par de compañeras de viaje, para acostarnos sobre las 2 de la mañana para estar bien despiertos para el siguiente día. el BUCEO EN ARRECIFES DE CORAL repletos de pececillos, “Nemos”, mantas, medusas y todo tipo de paisajes paradisíacos. Y por hoy paramos a descansar, hasta el siguiente capituloooo ;)


This entry was posted on 9:03:00 a. m. and is filed under , , , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 comentarios:

    Anónimo dijo...

    todo de 10

  1. ... on 18 de julio de 2010, 5:02